Información y normativa

Cómo se regula la retirada da amianto

El Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo, es el que se establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto con el objeto de proteger a los trabajadores contra la exposición a estos riesgos y su prevención.

El real decreto es aplicable a las operaciones en las que los trabajadores estén expuestos o sean susceptibles de estar expuestos a fibras de amianto o materiales que lo contengan (demolición de construcciones; desmantelamiento de elementos, maquinaria o utillaje; trabajos de retirada de amianto; trabajos de mantenimiento y reparación de los materiales con amianto; trabajos que impliquen riesgo de desprendimiento de fibras de amianto por la existencia o proximidad; transporte, tratamiento y destrucción de residuos que contengan amianto).

Las empresas deberán asegurarse de que ningún trabajador está expuesto a una concentración de amianto en el aire superior al valor límite ambiental de exposición diaria (VLA-ED) de 0,1 fibras por centímetro cúbico para un período de ocho horas.

La evaluación y control del ambiente de trabajo incluye la medición de la concentración de fibras de amianto en el aire del lugar de trabajo y su comparación con el valor límite del punto anterior.

Todos los locales y equipos utilizados deberán estar en condiciones de poderse limpiar y mantener eficazmente y con regularidad, el amianto o los materiales que lo contengan deberán ser almacenados y transportados en embalajes cerrados apropiados y con etiquetas reglamentarias que indiquen que contienen amianto.

Tejado de casa

Cuando se sobrepase el límite 0,1 fibras por centímetro cúbico, deberán utilizarse EPI’s para la protección de las vías respiratorias, además de adoptar las medidas necesarias para que los trabajadores dispongan de instalaciones y ropa adecuadas.

La empresa será la responsable del lavado y descontaminación de la ropa de trabajo, quedando prohibido que los trabajadores se la lleven a su domicilio para su lavado.

Antes del comienzo de cada trabajo, la empresa deberá elaborar un Plan de Trabajo, que se presentará ante la autoridad laboral,  para prever las medidas necesarias para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores que realizarán el trabajo.

La empresa deberá garantizar una formación apropiada para todos los trabajadores que estén, o puedan estar, expuestos a polvo que contenga amianto.

Todas las empresas que vayan a realizar alguna de la actividades descritas, deberán inscribirse en el Registro de Empresas con Riesgo por Amianto (RERA).

Persona limpiando en tejado amianto